A33

Tú estas en la semana:

36 semanas de embarazo

Tu bebé a las 36 semanas de embarazo

Tu bebé tiene el tamaño de una cabeza de lechuga romana. Tu pequeño pesa entre 2,5 y 2,7 kg (5,5 y 6 libras) esta semana, y mide cerca de 48 cm (19 pulgadas).

Dulce sonido

Los estudios muestran que los recién nacidos prefieren el sonido de la voz de su mamá antes que otras voces. Las investigaciones han mostrado que los recién nacidos muestran preferencia por una canción que escuchaban con frecuencia mientras estaban dentro del útero. No es demasiado tarde para comenzar: elige un momento todos los días para reproducir un CD o cinta que te encante, cantar tu canción favorita o leerle a tu bebé un cuento.

El increíble cráneo flexible

La cabeza de tu bebé está especialmente diseñada para viajar a través del cuello del útero y la pelvis. Los huesos del cráneo de tu pequeño no están unidos aún; esta construcción suelta facilita su paso por el canal de parto sin lastimarlo al bebé ni a ti. Estos huesos gradualmente se fundirán durante el primer año de vida.

Tu embarazo a las 36 semanas

Aún más controles.

La mayoría de los médicos querrán comenzar a verte semanalmente a partir de la semana 36. Tu médico también controlará tu presión arterial en cada visita y se asegurará de que tu orina no contenga proteínas. La hipertensión y las proteínas en la orina son potenciales signos de alarma de preeclampsia, una enfermedad del embarazo que puede ser riesgosa para ti y para tu bebé.

A lo grande

Tu útero ahora es mil veces más grande que su tamaño original y probablemente has aumentado entre 11 y 14 kg (25 y 30 libras). En las próximas cuatro semanas, probablemente aumentes solo unas pocas libras más. Muchas mujeres no aumentan de peso durante el último mes del embarazo. Es posible que tu útero no sea lo único que se está expandiendo. Incluso si el edema (término médico para referirse a la hinchazón ocasionada por el exceso de líquidos) no te ha molestado hasta el momento, es posible que retengas más líquidos durante el último mes del embarazo.

Con tranquilidad

Siempre que puedas, tómate unos minutos para descansar con tus pies elevados o recuéstate sobre el lado izquierdo. Ambas posiciones aumentarán la circulación, y harán que los líquidos de tus extremidades se muevan. Precaución: disminuir la ingesta de líquidos no reducirá el edema. Es necesario que bebas por lo menos ocho vasos de agua por día para eliminar los desechos a través de los riñones, mover los intestinos y mantener alto tu nivel sanguíneo.

¿Sabías qué...?

Todos los sistemas son están “activos”…, excepto la digestión del bebé. Como tu pequeño se ha nutrido a través del cordón umbilical, el estómago y los intestinos no han estado en funcionamiento. El sistema digestivo se pondrá al día rápidamente en los meses después del parto.

Consejo rápido para mamá

¿Estoy en trabajo de parto? Si sientes como un endurecimiento del útero o como si estuviera formándose una “pelota” en tu útero, es muy probable que sean las contracciones de Braxton-Hicks.  Estas contracciones “de práctica” son ensayos preparto para la situación real y se detendrán si cambias de posición, tomas líquidos, o tomas un baño caliente.

También te puede interesar:

Toallitas húmedas Pampers® Natural Clean

Una suave y fuerte toallita húmeda para una limpieza refrescante